Puedes suspender tus domiciliaciones directamente desde la interfaz Qonto, en el ordenador.

Cuándo suspender una domiciliación

  1. Si todavía no se ha añadido ningún mandato a la interfaz, por tratarse de la primera domiciliación, habrá que esperar a que se realice el primer débito para iniciar una solicitud de reembolso y luego suspender la domiciliación.

  2. Si el mandato se ha añadido a la cuenta y la domiciliación todavía no se ha iniciado, habrá que suspender el mandato para que no se realice ningún débito.

  3. Si el mandato se ha añadido a la interfaz y la domiciliación ya aparece «en proceso», habrá que esperar a que el débito se haga efectivo para luego iniciar una solicitud de reembolso. También puedes suspender el mandato correspondiente, si quieres suspender de forma definitiva la domiciliación.

  4. Si el mandato se ha añadido a la cuenta y ya se ha completado el débito de la domiciliación, puedes enviarnos una solicitud de reembolso. También podrás suspender el mandato correspondiente, si quieres suspender de forma definitiva la domiciliación.

Cómo suspender una domiciliación

  1. Entra en la sección Domiciliaciones, situada en la parte izquierda de la interfaz.

  2. Selecciona la domiciliación que quieres suspender. Después, haz clic en Suspender las próximas domiciliaciones, en la parte inferior de la página.

Con esta acción, quedarán suspendidas todas las futuras domiciliaciones que dependan de ese mandato.

Si cambias de opinión, puedes reactivar las domiciliaciones asociadas a un mandato suspendido, haciendo clic en Reactivar la domiciliación.

>> Como se solicita el reembolso de una domiciliación

💡Si ya has activado la autenticación reforzada, recibirás un mensaje de confirmación en el dispositivo vinculado.

¿Encontró su respuesta?